Ante el: “Esto no es lo que esperaba… ciao!”

Millennials, esquivos y solidarios: Como comunicarles nuestra causa.
mayo 17, 2017
Observatorio Face to Face, el mejor camino para el sector del Fundraising Ético
octubre 13, 2017

Una premisa que NUNCA deberíamos olvidar es… el usuario/visita es “perezo” por definición. Resulta extremadamente importante (y me quedo bastante corto) plantear correctamente la ruta que le vas a planear, ese recorrido virtual por una serie de parajes más o menos acertados, hasta que acabe donde quieres que llegue.

Es como su caminito de OZ particular, donde va a encontrar distintos personajes o mensajeros que le deberían ir induciendo a nuestra voluntad. Para algunos, esto sonará algo manipulador, incluso algunos lo tacharán de obras dignas de Nicolás Maquiavelo. Pero no hay que olvidar la realidad, somos MUCHOS buscando un resultado fruto del mismo target. El entorno online es cruel, despiadado y sobretodo es aséptico. O lo damos masticado, o no esperemos iniciativa propia alguna por parte de nuestros leads. Ellos no nos deben ningún favor y no nos regalarán su tiempo.

¿Como conseguir un itinerario que capte la atención del usuario en todo momento?

Norma nº1, no perder el hilo conductor cambiando de causa u objetivo, y sobretodo dar al usuario lo que espera encontrar, sin diversificar en opciones, al menos en los primeros clics.

Si nuestro pequeño-gran anuncio en Grants dice: “Salva los casuarios de Nueva Guinea”, el usuario no quiere ver Urogallos cántabros, quiere ver casuarios corriendo por Nueva Guinea. Pensaréis: “¡Menuda obviedad!”. Pues será obvio, pero gran parte de las campañas de Grants que “cotilleo” te derivan a una página donde encontrar la información por la cual buenamente han clicado, es una tarea digna del inspector Clouseau. NUNCA enviar a la home, a no ser que solo salvéis casuarios. Incluso, ni por esas. Seguramente, en la home hay información destinada al actual socio, al futuro socio, al donante puntual, al sector de la investigación, a prensa, etc… El destino del clic tiene que ser específicamente para las características y necesidades de la visita.

Hay que pensar, antes de crear al “tun tun” un anuncio, a dónde derivamos esa visita, qué pretende encontrar, y dárselo. Pero teniendo en cuenta nuestro objetivo. El denominador común de esto es sencillo: es como moldear una tubería de cobre, poco a poco vamos orientado el flujo a nuestro objetivo, pero por el camino hay que ir resolviendo las dudas que puede tener nuestro futuro socio antes de llegar al formulario de captación.

Por otro lado, tanto el call to action como la ruta, tiene que ser muy evidente y de una sola opción (a no ser que pensemos en bifurcaciones estratégicas, pero eso ya lo hablaremos).

Insisto, parece muy básico, pero romper esta norma es muy habitual y solo hay que ponerse en el pellejo del sufrido usuario/visitante.

 

 

Compártelo en tus redesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Comments are closed.