ONGs en Youtube: Ser o no ser viral, esa NO es la cuestión.

5 tendencias que marcarán el día a día del Fundraising digital este 2017
abril 19, 2017
No es un juego
abril 28, 2017

Existen muchos canales donde la infraestructura de la organización no es relevante para el resultado, ni siquiera se llega apreciar la misma en muchos. La democracia de internet permite a proyectos pequeños llegar con la misma intensidad de mensaje que las grandes organizaciones. Sin embargo no en YouTube, o al menos no por defecto.

Aquí la organización más fuerte económicamente puede llegar a sacar el mejor producto visual, a no ser que los proyectos más modestos sean más creativos y rompedores.

Un buen vídeo de calidad, con una banda sonora acorde, bien editado y con un guión bien estudiado requiere de profesionales especialistas y eso muchas veces no está al alcance de muchas organizaciones. Puede que tengamos una muy buena idea, pero sin recursos para ejecutarlo correctamente, se desplomará como un rascacielos hecho con cerillas. Sin embargo hay otras formas de generar contenido en vídeo con pocos recursos, sacar un contenido convincente y bien tratado. Se trata simplemente en buscar un resultado casual, sincero y sin maquillaje, y efectivamente realzar esos aspectos como un resultado intencionado.

YouTube es el segundo buscador de contenidos después de Google, con algo más de 800 millones de espectadores en todo el mundo. Y actualmente cuenta con más de 17.000 organizaciones sin ánimo de lucro (registradas en Nonprofit YouTube Program) luchando por su rinconcito de visibilidad.
Estos datos nos dan un idea muy ligera del potencial, sin embargo, antes de ahogarnos en cifras gigantes, más vale que tomemos conciencia, y plantear resultados terrenales como expectativa de la campaña.

¿Necesitamos que el video sea viral?

Nadie negará que el tráfico masivo que podría llegar a tener cierto nivel de viralidad, en un vídeo es de agradecer (si se es capaz de convertir en conversiones, claro). PERO no debería ser nuestro motivo, ni siquiera nuestra finalidad.
Las condiciones para que un vídeo se viralice, en su mayor parte no las controlamos nosotros. Si además tenemos en cuenta que el hecho de que el vídeo tenga una intencionalidad relativamente clara, minimiza en gran medida las probabilidades de un resultado viral.

¿Si no es viral es un fracaso? En absoluto.

La utilidad de los contenidos de vídeo en una buena estrategia de fundraising digital es o debería ser apoyar un “story telling” que lleve a nuestra audiencia a empatizar con nuestro proyecto, de una forma suficientemente firme como para convertirse en socio o donante. Eso significa, que si el video tiene 20 visitas y eso nos provoca 2 conversiones, es un éxito enorme, a pesar de que el “cuñado” de turno nos diga que el número de vistas es ridículo, cuando lo comparta en su muro de Facebook.
No nos sirven de nada miles de visitas, si el resultado final no nos aporta en nuestro proyecto o causa. Si nuestra finalidad es esa, captación de fondos, no nos preocuparemos en exceso del número de visitas, sino en como convierten estas en nuestras cuotas de socios.

Otro caso sería una estrategia de “branding online”, donde lo que queremos es aparecer en el subconsciente de la gente, para cuando nos vuelva a ver en otras circunstancias y arrolla con la barrera de “¿y estos quienes son?”. Pero para esto ya son otras cifras de presupuesto y de retorno.

Uno de los factores importante y a menudo olvidados es rastrear los resultados, saber de donde vienen nuestras conversiones, y no me voy a cansar de recordar esta parte. Es imposible determinar si un vídeo funciona o no, si no sabemos que acciones realiza el usuario en él, y sobretodo en qué acaban esas acciones.

Debemos destinar gran parte de nuestro tiempo y esfuerzos en hacer un “tracking” correcto del tráfico que provocamos, para localizar nuestras maniobras certeras y replicarlas una y otra vez para escalar el resultado.
Si no sabes de donde te viene las donaciones, nunca sabrás que estás haciendo bien y que no, y donde está bien invertido el tiempo y sobretodo el dinero.

Más adelante avanzaremos en como configurar nuestros videos en YouTube para aprovechar la herramientas que esta plataforma nos facilita (YouTube Nonprofit Program, Pantalla final, Tarjetas, YouTube Video Editor, etc…)

 

 

Compártelo en tus redesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Comments are closed.